top of page
Buscar
  • Foto del escritorMaria Boggiero

La arquitectura del cambio

Actualizado: 22 jul 2020

La arquitectura, se define como el arte y la ciencia de crear espacios.



La arquitectura, se define como el arte y la ciencia de crear espacios. Si bien, cada arquitecto percibe un sentido particular de la misma, por ejemplo, Paul Rudolph, arquitecto estadounidense (1919-1987) defendía la arquitectura como “el arte de lo posible”, u Oscar Niemeyer, arquitecto brasileño (1907-2012) la describía simplemente como “creación”

La arquitectura proyecta espacios que nos contienen, en los que nos movemos, relacionamos, cobijamos, creamos… nos inspira sentido de pertenencia: un lugar al que volver, o inspira nuestro buscador: un lugar que conocer.

El sentido de "lo posible", que menciona Paul Rudolph, se manifiesta gracias a la técnica y al estudio reflexivo de los elementos necesarios para materializar la visión, la inspiración que el ser humano ejerce en el propósito constructivo y que es el umbral de toda "creación".

Este hecho arquitectónico lo podemos trasladar al campo personal:


Tenemos la capacidad de modificar nuestra topografía interna para abrir espacios nuevos desde donde crear otra vida que esté alineada con nuestro presente ser, con nuestros valores, deseos y sentires actuales.


Muros construidos antaño, posibles creencias, pueden horadarse transformándose en puertas o ventanas que nos abran el paso y la mirada a nuevas realidades. O bien donde había un suelo, podemos plantar un jardín, quitar el techo, mirar al cielo… Abrir espacios internos donde tu auténtica voz resuene y alcance los espacios externos.


¿En qué momento presencias la inminencia del cambio?


Y con cambio me vengo a referir a la acción o transición de un estado inicial a otro diferente, ya sea propio o de una situación. ¿Eres consciente de tu comodidad o incomodidad de tu espacialidad interna? ¿Qué haces al respecto?


Puede ocurrir que el cambio nos alcance sin ser conscientes de haberlo elegido, cambios externos tan grandes que proceden a derrumbar todas nuestras estructuras internas. Cambios que nos llevan en primera instancia a quedar flotando en un espacio vacío, donde el suelo se ha fracturado en pedazos, los muros levitan a su antojo, las escaleras vuelan por encima de nosotros, la cubierta flota por debajo y a lo lejos una ventana mira a ninguna parte.


“Cuando no somos capaces ya de cambiar una situación, nos enfrentamos al reto de cambiar nosotros mismos”. _Viktor Frankl


O, por el contrario, puede que tengas una sólida estructura, pero no te sientas a gusto. Lo mismo y quieres ampliar, tirar algunos muros, hacer el espacio más diáfano, pintar una pared o crear un patio interno y con él, un espejo de agua...


“Cada día me miro en el espejo y me pregunto: - Si hoy fuese el último día de mi vida, ¿querría hacer lo que voy a hacer hoy? -. Si la respuesta es NO durante demasiados días seguidos, sé que necesito cambiar algo” _Steve Jobs


A lo mejor vives en una casa heredada que no tiene mucho que ver contigo…


“El secreto del cambio es enfocar toda tu energía, no en luchar contra lo viejo sino en construir lo nuevo” _ Sócrates


¿Cómo es tu morada interna? ¿Cómo quieres que sea? La arquitectura del cambio se refiere a la técnica metódica y el arte implicados en el cambio. Para ello, primero has de sentir la incomodidad, ese punto de oscuridad que te obliga a correr la cortina, tomar conciencia de aquello que quieres transformar, ver lo nuevo a construir, ampliar, derrumbar…


«El arquitecto es el hombre sintético, el que es capaz de ver las cosas en conjunto antes de que estén hechas» _ Antoni Gaudí


Ese punto de partida en donde obtienes la visión es vital para alcanzar el segundo paso, que es observar el contexto, tu contexto interno y externo, tu realidad, el terreno en el que vas a construir, ¿por dónde sale el sol... cuáles son tus fuentes de energía?, ¿qué vientos soplan… qué te inspira?, ¿cómo es la parcela… eres consciente de tus capacidades?

Sabes lo que tienes y lo que quieres, ahora que reconoces tu realidad, ¿Qué puedes aprovechar de los recursos que tu naturaleza interna te dota? ¿Qué puedes reciclar? ¿Encuentras que haya algo que puedas dejar atrás? ¿Qué puedes recoger de tu pasada experiencia de construcción para aplicarla al presente?


“Tengo para mí que todo ser humano es capaz de concebir la forma. El problema no me parece en modo alguno la existencia de la capacidad creadora, sino y en mayor grado, el hallar la clave que la ponga en libertad.” _Walter Gropius


Una vez liberas condicionamientos internos, encuentras herramientas y conectas con capacidades, ¿qué sientes? Podrías trasladar al papel cuáles van a ser los cimientos de tu creación, en cuántas plantas se va a desarrollar, hacia dónde va a mirar, cuáles serán las entradas de luz.


“Lo esencial es tener el coraje de arriesgar y desarrollar nuevas ideas” _Zaha Hadid


La innovación no va solo de empresas, las nuevas ideas comienzan por las personas, si queremos seguir creciendo, inevitablemente procederemos a cambiar y para ello hemos de atender nuestra capacidad creativa y constructiva, confiar en nuestro arquitecto interior, aquel que te invita a visionar, reconocer tu terreno, proyectar y construir, en compañía del mejor maestro de obras, ¡un corazón valiente! 

116 visualizaciones2 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page